X

WoWRean

Feroces conquistadores

A diferencia de las demás razas de la Horda, los orcos no son nativos de Azeroth. En sus orígenes, vivían como clanes chamánicos en el exuberante mundo de Draenor. Dejaron a un lado su pacífica cultura cuando Kil'jaeden, un señor demoníaco de la Legión Ardiente, los corrompió y los usó para vengarse de los draenei, exiliados del mundo natal de Kil'jaeden.

Historia de los orcos

El plan de Kil'jaeden funcionó. Los orcos bebieron la sangre de Mannoroth, un importante general de la Legión Ardiente, la cual los imbuyó de poder y los esclavizó a la Legión. La exposición a energías viles tornó el color marrón natural de su piel en un verde pálido. Bajo la influencia del demonio, los orcos casi exterminaron a los draenei, pero Kil'jaeden fue más allá...

Con los orcos a su disposición, la Legión Ardiente planeaba invadir Azeroth una vez más. Para ello, el corrupto archimago humano Medivh fraguó una conspiración con el orco brujo Gul'dan para construir el Portal Oscuro, una enorme estructura que permitiría a los orcos entrar en Azeroth.

 

Al llegar a Azeroth, las imparables tropas orcas de la Horda arrasaron el reino humano de Ventormenta. Sin embargo, los humanos resistieron y fueron capaces de derrotar a la Horda y esclavizar a la mayoría de los supervivientes, pero un joven esclavo llamado Thrall, apoyado por el Jefe de Guerra Orgrim Martillo Maldito, luchó para liberar a los orcos cautivos. Orgrim murió en combate, y Thrall heredó el cargo de Jefe de Guerra y el Martillo Maldito, el arma de Orgrim. Thrall condujo a los suyos a Kalimdor, donde su amigo y mentor Grommash Grito Infernal se sacrificó para derrotar a Mannoroth y liberar para siempre a los orcos del yugo de la Legión.

Años después, Thrall volvió a Draenor, ahora conocido como Terrallende, para detener una vez más a la Legión. Allí, convenció a Garrosh, hijo de Grommash Grito Infernal, para unirse a la Horda. Thrall veía en Garrosh un digno sucesor suyo, pero la incontrolable agresividad del joven e impulsivo Grito Infernal lo llevó a cometer actos atroces contra la propia Horda. Thrall se vio obligado a deponer a Garrosh y nombrar a Vol'jin, el jefe trol de la tribu Lanza Negra, nuevo Jefe de Guerra de la Horda. Con el nítido recuerdo de la traición de Garrosh en la mente de las demás razas de la Horda, Thrall y los orcos deben volver a demostrar que han dejado atrás sus antiguos impulsos destructivos.

 

 

Zona de inicio

Durotar

La árida y dura tierra de Durotar es el hogar de algunas de las criaturas más duras de Azeroth. Los viajeros desprevenidos pueden ser víctimas de escórpidos venenosos, feroces crocoliscos o enojados jabaespines. Thrall decidió asentarse en esta inhóspita zona tras la Tercera Guerra como penitencia por las transgresiones pasadas de los orcos. Bautizó a la tierra con el nombre de su padre, Durotan, otrora Jefe de Guerra del clan Lobo Gélido. Tras el cataclismo, muchos de los asentamientos orcos resultaron inundados o destruidos y los soldados del Fuerte del Norte en el Fuerte de Tiragarde se han vuelto más agresivos que nunca. A medida que las relaciones entre la Alianza y la Horda empeoran, es esencial que los orcos contengan estas amenazas rápidamente para asegurar la supervivencia de su gente.

 

 

Ciudad capital

Orgrimmar

Bautizada con el nombre del anterior Jefe de Guerra de la Horda, Orgrim Martillo Maldito, esta capital se construyó rápidamente cuando los orcos se asentaron por primera vez en Durotar. Garrosh Grito Infernal ha reconstruido recientemente la mayoría de la arquitectura de la ciudad y ahora las fortalezas de Orgrimmar se encuentran entre las más imponentes de Azeroth. Afiladas torres metálicas se alinean en las calles de la ciudad y los estandartes rojos y negros de la Horda saludan desde cada poste. La mayoría de las diversas razas se han separado en sus propios distritos, desde los tauren del Valle de la Sabiduría hasta los trols del Valle de los Espíritus. Las torres del Fuerte Grommash se alzan sobre todo, lo que permite a Garrosh Grito Infernal vigilar de cerca a su gente.

 

Líder

Thrall

Thrall siguió los dictados del chamanismo para reformar la Horda, convirtiéndose en su Jefe de Guerra y llevando a su gente a asentarse en una tierra árida a la que llamó Durotar, en honor a su padre Durotan. Thrall guio a la Horda a través de una serie aparentemente incesante de penalidades: la erradicación de la maldición de la sangre demoníaca que había corrompido a los orcos, un ataque de la Legión Ardiente en el Monte Hyjal y la caída del temible Rey Exánime. Cuando Alamuerte regresó y devastó el mundo, Thrall renunció a su cargo como Jefe de Guerra de la Horda para unirse al Anillo de la Tierra, un poderoso grupo chamánico, en un intento de aplacar los elementos y detener al Destructor.

 

Garrosh Grito infernal

Garrosh creció en Draenor a la sombra de su padre, el gran guerrero Grommash Grito Infernal. Como Jefe de Guerra del clan Grito de Guerra, Grom fue el primer líder orco que bebió la sangre de Mannoroth, subyugando a los orcos a la voluntad de la Legión. Antes de esto, Garrosh se encontraba entre el grupo de orcos que habían contraído la viruela roja. Habían estado en cuarentena en la lejana Nagrand, lo que les permitió escapar de la corrupción demoníaca. El joven Grito Infernal pasó años avergonzándose de su padre hasta que conoció a Thrall y se enteró de la heroica redención de Grom. Desde entonces Garrosh ha abrazado su potencial como líder fuerte, de forma más notable en Rasganorte, donde dirigió el avance de la Horda a través de la Tundra Boreal y se ganó los corazones de su gente. Inflexible y ferozmente orgulloso, Grito Infernal pretende restaurar la gloria de los orcos por cualquier medio, aunque ello implique matar a sus aliaos.

 

 

Montura racial

Lobo

Hace mucho, los orcos domesticaron a los enormes y prestos lobos de Draenor. Estos enormes canes se convirtieron en los compañeros preferidos de los orcos además de su medio de transporte favorito. El temperamento inquebrantable de los lobos los hace especialmente apropiados para luchar contra presas grandes. Cuando los orcos se volvieron guerreros e invadieron Azeroth, sus lobos eran criados para obtener mayor tamaño y resistencia para que pudieran llevar a los jinetes con sus armaduras a la batalla. Los lobos temibles siguen siendo las monturas favoritas de los luchadores orcos y se pueden comprar en el Valle del Honor en Orgrimmar.

 

 

Rasgos raciales

Furia sangrienta

Los orcos aumentan su poder de ataque y poder con hechizos durante un breve período de tiempo.

Firmeza

Toscos por naturaleza, los orcos se recuperan de los efectos de Aturdir más rápido que otras razas.

Ordenar

Los orcos trabajan bien con mascotas de combate, que reciben un bonus al daño que infligen bajo el cuidado de sus maestros orcos.