X

WoWRean

Honorables conservacionistas 

Los pacíficos tauren, conocidos en su idioma como los shu'halo, son antiguos moradores de Kalimdor que luchan por preservar el equilibrio de la naturaleza a petición de su diosa, la Madre Tierra. Hasta hace poco, los tauren vivían como nómadas diseminados por los Baldíos y cazaban a los grandes kodos de la árida región.

 

Historia de los tauren

Durante la Tercera Guerra, el poderoso cabecilla tauren Cairne Pezuña de Sangre tuvo un encuentro fortuito con la Horda de los orcos que exploraba Kalimdor. Después de entablar amistad con el Jefe de Guerra Thrall, Cairne y su tribu repudiaron a sus enemigos y estableciaron un nuevo hogar en Mulgor: la ciudad de Cima del Trueno. Los tauren, en deuda con los orcos por su ayuda, se unieron a Thrall en el Monte Hyjal para defender Kalimdor de los demonios de la Legión Ardiente.

Durante años, los tauren prosperaron en Mulgore, pero la tragedia los abatió tras la campaña contra el Rey Exánime en Rasganorte. Cairne, quien creía que Garrosh Grito Infernal, el nuevo y temerario Jefe de Guerra, llevaría a la Horda a su fin, desafió al joven orco a un duelo. La ventaja del jefe tauren era más que clara...

No obstante, sin que ninguno de los combatientes lo supiera, Magatha Tótem Siniestro, una matriarca tauren que despreciaba profundamente a Cairne, había envenenado la hoja de Garrosh. El veneno paralizó a Cairne, y Garrosh consiguió asesinarlo.

A continuación, los seguidores de Magatha irrumpieron en Cima del Trueno para apoderarse de la ciudad. Sin embargo, Baine, el hijo de Cairne, logró lanzar un contraataque y recuperar la capital tauren, tras lo cual expulsó a Magatha y a sus seguidores de las tierras tauren. A pesar del mortal enfrentamiento entre Cairne y Garrosh, los tauren no abandonaron la Horda. Baine asumió con valentía el liderazgo de los tauren, y los tauren Monte Alto se apostaron cerca de las Islas Abruptas, donde la corrupción de la Legión ahora crece.

 

 

 

Zona de inicio
Mulgore

Tras asentarse en las praderas de Mulgore, los poderosos tauren fundaron la impresionante capital de Cima del Trueno. Durante años los tauren vivieron en las tranquilas llanuras del centro de Kalimdor, asegurando el bienestar de su amado nuevo hogar. Pero el reciente cataclismo ha tenido efectos desastrosos en Mulgore. Expulsados de sus guaridas al sur de Cima del Trueno, los bárbaros jabaespines marcharon a través de la Mesa de la Nube Roja, invadiendo el Campamento Narache. Además de tomar como prisioneros a numerosos tauren, los jabaespines han hecho que enormes raíces espinosas surjan del suelo, asfixiando toda la vida de las otrora verdes praderas. A la vista de esto, los tauren han jurado echar a las salvajes criaturas y sanar las heridas infligidas en la tierra antes de que el daño sea irreparable.

 

 

 

Ciudad capital
Cima del Trueno

Creada por el sabio cabecilla Cairne Pezuña de Sangre y su incondicional tribu, Cima del Trueno da a la verde tierra de Mulgore desde lo alto de una serie de mesas barridas por el viento. Antes de la construcción de la capital, los tauren vivieron como nómadas durante incontables generaciones, a menudo sufriendo los ataques de los grupos de centauros merodeadores. Pero con la fundación de Cima del Trueno, la orgullosa raza de espíritu noble consiguió un hogar permanente.

Tras la muerte de Cairne en un duelo contra el Jefe de Guerra Garrosh Grito Infernal, Cima del Trueno fue brevemente asediada por Magatha Tótem Siniestros y los elementos de su tribu. Como respuesta, el hijo de Cairne, Baine, lanzó un brillante contraataque usando una flota de zepelines. Después de dividir estratégicamente a las tropas de Magatha, Baine recuperó Cima del Trueno y asumió su papel como Gran jefe de los tauren. Tras recuperarse de los recientes disturbios, la capital es de nuevo un bastión de paz y seguridad para los tauren de Kalimdor.

 

 

Líder
Cairne Pezuña de Sangre

El Gran jefe Cairne Pezuña de Sangre es el patriarca de los Pezuña de Sangre y fiel a la horda desde que desembarcaron en Kalidor.

Es un guerrero sin igual y un sabio líder de su viejo pueblo. Aunque ralentizado por el peso de la edad, todavía posee gran fuerza y valor. Este gigante de gran corazón sabe que su pueblo se encuentra en grave peligro de exterminación a causa de los centauros. Sin embarrgo, nunca ha abandonado la esperanza de poder dirigir a su gente a una nueva tierra en la que puedan establecer su hogar y vivir en paz.

Cairne reconoció que las tradiciones nómadas de la sociedad tauren habían puesto en peligro la supervivencia de su gente. Su forma de vida los hacía propensos a sufrir ataques de centauros, jabaespines y otras razas ya asentadas en territorios hostiles. Con la ayuda de la Horda, Cairne aseguró las praderas de Mulgore dotando a su pueblo de la confianza necesaria para poder establecer allí un hogar permenente. La ciudad donde los tauren podrían vivir en paz se construyó en lo alto de un gran risco, a salvo de cualquier incursión terrestre, y se llamó Cima del Trueno.

 
Baine Pezuña de Sangre

En Cataclysm, Cairne fue asesinado por el recién nombrado Jefe de Guerra de la Horda, Garrosh Grito Infernal y su hijo fue nombrado líder de la raza tauren.

Baine Pezuña de Sangre además de ser la personificación de la amabilidad y el valor de su padre, Baine se ha convertido en un guerrero sin igual. Tras la muerte de Cairne en un duelo contra el Jefe de Guerra Garrosh Grito Infernal, Baine abandonó su hogar en el Poblado Pezuña de Sangre cuando los agentes de la matriarca tauren Magatha Tótem Siniestro atacaron la ciudad y asediaron Cima del Trueno. Aunque aún sentía el pesar por la muerte de su padre, Baine organizó un contraataque contra Magatha y sus tropas, y acabó recuperando la capital tauren.

Al final, el honrado hijo de Cairne perdonó la vida a Magatha, exiliando a la matriarca y a sus traicioneros aliados a la inhóspita Sierra Espolón. Desde entonces, Baine ha asumido el papel de Gran jefe de los valientes tauren de Mulgore. Aunque la muerte de Cairne todavía resulta amarga, Baine ha jurado lealtad a la Horda y a su Jefe de Guerra por el bien de la raza tauren.

 

 

Montura racial
Kodo

Las leyendas tauren acerca de los grandes kodos con cuernos de Los Baldíos de Kalimdor abundan. Algunos mitos hablan de extraños kodos que están ligados a los espíritus del cielo y la tormenta, lo que permite a las colosales bestias controlar el poder del rayo. Aunque los kodo se consideran amables por naturaleza, son feroces oponentes cuando están amenazados y en ocasiones han devorado a sus enemigos por completo. Al haber vivido entre los kodos durante generaciones, los tauren mantienen un vínculo especial con esta torpe especie y han aprendido a usar a los kodos como medio de transporte tanto en tiempos de paz como de guerra. Aunque son más pequeños que sus primos salvajes, los kodos domesticados son prestos e increíblemente resistentes, lo que les hace portadores óptimos para sus grandes jinetes tauren.

 

 

Rasgos raciales

Pujanza

Los tauren son guerreros grandes y robustos y obtienen un bonus en los golpes críticos.

Cultivo

Los tauren reciben una bonificación de habilidad en herboristería y recogen plantas mucho más deprisa que los herboristas de otras razas.

Robustez

Su excepcional constitución garantiza a los tauren una bonificación a su salud de base.

Resistencia a la Naturaleza

Los tauren tienen una resistencia natural a la magia de la Naturaleza.

Pisotón de guerra

Agitando el suelo con un poderoso pisotón de sus pezuñas, los tauren pueden aturdir brevemente a pequeños grupos de enemigos.