X

WoWRean

Exploradores resistentes

Los audaces y valientes enanos son una antigua raza descendiente de los seres terráneos de piedra viviente creados por los titanes cuando el mundo era joven. A causa de una extraña enfermedad conocida como «la maldición de la carne», los progenitores terráneos de los enanos sufrieron una transformación que convirtió su tez pétrea en piel carnosa. Estas criaturas de carne y hueso se autodenominaron «enanos», y esculpieron la grandiosa ciudad de Forjaz en los picos nevados de Khaz Modan.

 

Historia de los enanos

Durante muchos años, tres clanes enanos —los Barbabronce, los Martillo Salvaje y los Hierro Negro— vivieron unidos en Forjaz bajo el sabio reinado del rey Modimus Yunquemar. Cuando Modimus falleció, las tensiones entre los clanes se desataron y estalló una guerra por el control de la ciudad. Así dio comienzo la Guerra de los Tres Martillos, un violento conflicto que se alargó varios años, durante los cuales el clan Barbabronce obtuvo el control absoluto de Forjaz; una vez en el poder, se desentendió de los demás clanes y expulsó a sus rivales.

Sin embargo, un reciente giro del destino ha vuelto a reunir a los clanes en Forjaz tras siglos de separación...

 

Durante los desastres naturales que fustigaron Azeroth justo antes del Cataclismo, las tierras de los enanos tampoco quedaron indemnes. Una serie de terremotos sacudieron las zonas de alrededor de Forjaz y redujeron los asentamientos a escombros, cobrándose la vida de muchos enanos inocentes. A fin de reunir respuestas acerca del preocupante estado del mundo, el rey Magni se sometió a un ritual místico para entrar en comunión con la tierra. No obstante, la ceremonia tuvo un efecto inesperado: Magni se convirtió en diamante y se fusionó con las profundidades de la propia Forjaz.

En el consiguiente vacío de poder, Moira, su distante hija, que se había casado con el líder del odiado clan Hierro Negro, recuperó brevemente el trono de Forjaz y consiguió implantar un bloqueo en la ciudad. De no ser por la intervención del rey Varian Wrynn de Ventormenta y de su hijo, el príncipe Anduin, sus actos podrían haber desencadenado otra guerra civil. Desde entonces, con el apoyo de Varian, el control de Forjaz se ha dividido equitativamente entre los clanes Barbabronce, Martillo Salvaje y Hierro Negro mediante la implantación del Consejo de los Tres Martillos. Los clanes dejaron de lado sus rencillas para trabajar juntos, y la capacidad del Consejo para gobernar como uno solo resulta prometedora.

 

 

Zona de inicio

Dun Morogh

Rodeada por afilados picos montañosos, la nevada región de Dun Morogh ha sido el corazón cultural de los enanos de Forjaz durante siglos. No hace demasiado, los terremotos despertaron a numerosos troggs en sus moradas subterráneas y guiaron a las bestiales criaturas hacia el asentamiento enano de Yunquemar en el Valle de Crestanevada. El repentino influjo de los troggs también hizo que los trols Peloescarcha abandonaran sus propiedades habituales en Monte Luz y que usurparan tierras ocupadas por los enanos. Amenazados en dos frentes, los montañeros de Dun Morogh no tienen medios suficientes. Sin ayuda adicional, las preciadas tierras de Dun Morogh podrían caer pronto ante los bárbaros enemigos de los enanos.

 

 

 

 

Ciudad capital

Forjaz

Esculpida en la piedra de Khaz Modan, la poderosa ciudad de Forjaz es el testimonio de la fuerza y temple de los enanos. Durante la Segunda Guerra entre orcos y humanos, muchas fortalezas enanas cayeron ante los ataques de la Horda, pero Forjaz nunca fue penetrada. Ahora, bajo el mando del Consejo de los Tres Martillos, la ciudad ha entrado en una era de tensiones potencialmente violenta. Pero si el Consejo gobierna con igualdad y justicia, este nuevo periodo de la historia de Forjaz podría perfectamente ser el mejor.

 

 

 

Líder

Magni Barbabronce

Magni Barbabronce era el rey de los enanos del reino de Khaz Modan, Señor de Forjaz y Gran señor feudal del Clan Barbabronce. Durante la Segunda Guerra defendió Forjaz de los orcos y se unió a la Alianza de Lordaeron. Fue miembro fundador de la Liga de Expedicionarios dirigido por su hermano Brann y el forjador de la Crematoria con las esperanzas de vengar a su hermano Muradin, quien se creía que había muerto a manos de la Agonía de Escarcha. Magni se convirtió en diamante durante un ritual en el corazón de la Antigua Forjaz, sacrificándose para salvar Khaz Modan de la Devastación.

 

Consejo de los Tres Martillos

Creado tras la petrificación del rey Magni, el Consejo de los Tres Martillos consta de un representante de cada uno de los tres clanes enanos. Muradin Barbabronce, el hermano menor de Magni y un veterano de la guerra contra el Rey Exánime, representa a los Barbabronce. Kurdran Martillo Salvaje, que hace poco que ha regresado a Azeroth después de pasar dos décadas en el destrozado mundo de Terrallende, representa a los Martillo Salvaje. Moira Thaurissan, heredera legal del trono de Forjaz por su linaje, representa a los Hierro Negro, el clan dirigido por su difunto marido, Dagran. A pesar de los diversos orígenes y diferencias ideológicas, los tres representantes han jurado reinar unidos por el bien de Forjaz

 

 

 

 

 

 

Montura racial

Carnero

Distinguidos por sus lanudos pellejos y enormes cuernos, los carneros de las montañas de Barak Tor’ol son animales orgullosos cuya audacia solo encuentra rival en sus maestros enanos. Los que les falta en ferocidad a estos animales de naturaleza bondadosa, lo compensan con durabilidad y fuerza fuera de lo común. Últimamente, se han descubierto otros tipos de carneros en el gélido continente de Rasganorte, pero las amigables especies nativas de Dun Morogh y sus regiones colindantes siguen siendo las preferidas por los enanos de Forjaz.

 

 

Rasgos raciales

Explorador

Los enanos reciben un bonus de habilidad en arqueología y son capaces de inspeccionar más deprisa que otras razas.

Resistencia a la Escarcha

Los enanos de Forjaz tienen una resistencia natural a la magia de Escarcha.

Poderío de la montaña

Los enanos combaten con gran ahínco y obtienen un bonus en los golpes críticos.

Forma de piedra

Los enanos pueden convertirse en piedra viviente temporalmente, neutralizando cualquier veneno, enfermedad y heridas sangrantes, y reduciendo el daño recibido.